RAMA, A PEDIR DE BOCA

Escrito por buenvivir el . Publicado en Gastronomía

Alrededor del consumo de grasas y margarinas se he dicho de todo, lo divino y lo humano, realidades y mitos. Por ello resulta de gran interés conocer las propiedades y beneficios de los alimentos antes de consumirlos o alejarlos de nuestra dieta diaria.

La margarina y la mantequilla son mezclas estables de aceite y agua conocidas como emulsiones. Sin embargo, mientras en la mantequilla los aceites o grasas provienen del metabolismo de la vaca, es decir, son de origen animal, en la margarina son de vegetal y proceden de la soya, la palma, el palmiste, el girasol y el algodón, entre todos.

Así mismo, los aceites y las grasas son mezclas de ácidos grasos que pueden ser saturadas o insaturadas. Las saturadas, de consistencia sólida a temperatura ambiente, normalmente se encuentran en los alimentos de origen animal como carne, huevo, pescado, mantequilla y mariscos. Las insaturadas, líquidas a temperatura ambiente, están en mayor cantidad en los alimentos de origen vegetal tales como la soya y el maíz, por ejemplo.

De cualquier manera, para una buena salud es necesario el consumo de aceites y grasas, porque no sólo actúan como fuente de energía sino que son vitales paras ciertas funciones metabólicas. Dentro de los ácidos grasos insaturados hay algunos considerados esenciales para el organismo, ya que el cuerpo humano los utiliza para producir otros ácidos grasos que contribuyen a la estabilidad de las membranas celulares, al sistema nervioso central y a un óptimo funcionamiento de las neuronas.

Para lograrla consistencia y plasticidad de la margarina los aceites vegetales son sometidos a ciertos procesos físicos y químicos y al cambiar de líquidos a sólidos generan una hidrogenación de carácter total o parcial, que en el caso de la parcial indica la aparición de ácidos grasos trans o translípidos, cuyo consumo en la dieta alimentaria debe ser bajo para evitar el aumento del nivel de triglicéridos y colesterol.

Buscando la forma de reducir el riesgo que sobre la salud podrían tener las margarinas elaboradas con aceites parcialmente hidrogenados, el conocimiento y la genialidad de algunas empresas han dado paso al desarrollo de margarinas de mesa y de cocina, que usan aceites sólidos cuyo nivel de ácidos grasos trans es menor o igual al uno por ciento y se consideran virtualmente libres de trans.

De esta manera, como por arte de magia, el concepto acerca de la margarina retoma en nuestra mesa y cocina un papel protagónico dentro de los alimentos positivos para la salud de chicos y grandes. En la mesa del buenvivir preferimos Rama que no solo es libre de grasas trans sino que también contiene Nutry Esencialis que ayuda el crecimiento de los niños, contiene vitaminas E,A, y D. Además, los mejores asados siempre los prepramos con Rama, que no se quema, logrando un gran sabor en la carne perfecto para acompañar con un delicioso vino de uva tempranillo como el Puertas Novas de España.